Etiquetas

TÉCNICA (458) ECONOMÍA (319) POLÍTICA (281) BIOLOGÍA (255) SOCIEDAD (255) TRANSCENDENCIA (231)

martes, 28 de mayo de 2013

Xavier Zubiri y La Verdad (en vida intelectiva humana): 1º Totalidad/Riqueza/Manifestación 2º Coherencia/Firmeza/Seguridad y 3º Dureza/Estabilidad/Constatación

Xavier Zubiri y La Verdad (en vida intelectiva humana):
TODA VERDAD TIENE 3 DIMENSIONES DISTINTAS EN SU ESENCIA (ninguna de ellas tiene rango preferente, ni prerrogativa de ninguna clase sobre las otras 2)


1º VERDAD como Totalidad/Riqueza/Manifestación/Desvelamiento ("alétheia")
«El hombre, en efecto, puede moverse intelectivamente con preferencia en la riqueza insondable de la cosa. Ve en sus notas su riqueza en erupción. Está inseguro de todo y de todas las cosas. No sabe si llegará a alguna parte, ni le inquieta demasiado lo exiguo de la realidad y de la inseguridad que pueda encontrar en su marcha. Lo que le interesa es agitar, sacudir por así decirlo la realidad, para poner de manifiesto y desenterrar sus riquezas; a lo sumo concebirlas y clasificarlas con precisión. Es un tipo de intelección perfectamente definido: la intelección como aventura en la realidad.


2º VERDAD como Coherencia/Firmeza/Seguridad/Confianza  ("emunah -> amén")
Otras veces, moviéndose a tientas y como en luz crepuscular, la imprescindible para no tropezar y no desorientarse en sus movimientos, el hombre busca en las cosas seguridades a que asirse intelectualmente con firmeza. Busca certezas, certezas de lo que las cosas son en realidad. Es posible que al proceder así deje de lado grandes riquezas de las cosas, pero es a cambio de lograr lo seguro de ellas, su «qué». Corre tras lo firme, tras lo cierto como «lo verdadero»; lo demás, por rico que fuere, no pasa de ser para él simulacro de verdad y realidad, lo «vero-símil». Es la intelección como logro de lo razonable.

3º VERDAD como Dureza/Estabilidad/Constatación/Adecuación ("adecuatio") 

Otras veces, en fin, recorta con precisión el ámbito y la figura de sus movimientos intelectuales en la realidad. Busca la clara constatación de su realidad, el perfil aristado de lo que efectivamente es. En principio, nada queda excluido de esta pretensión; pero aunque fuera necesario llevar a cabo dolorosas amputaciones, las acepta; prefiere que quede fuera de lo inteligido todo aquello a que no alcance la constatación, el propósito de claridad efectiva. Es la intelección como conocimiento, en el sentido más amplio del vocablo». (Sobre la esencia, p. 131.)